sábado, 28 de diciembre de 2013

Bohuslav Martinů; un concierto para violonchelo




La música expresa los sentimientos mejor que las  palabras: tal es el caso del músico checo Bohuslav Martino, quien vivió en varios países lejos de su patria. Su amor por su tierra natal siempre puesta  de manifiesto en su música, le da un toque de lirismo encantador a sus conciertos y sinfonías, semejante a Dovark.  Aunque cultivo el estilo neoclásico, a partir de los años 30, cuando se encontraba en París, siempre  está presente el elemento folklórico en su obra, a veces de manera  breve y soterrada esconde estos dulces recuerdos y añoranzas, creando un lenguaje muy original e inconfundible.
El presente concierto fue escrito en 1930 y revisado en dos ocasiones posteriores (1939- 1955). la versión final fue dedicada al violonchelista Pierre Fournier.

Francisco Rivero. Martinu. 2013.



Es una obra de gran vitalidad por sus cambios inesperados de tonalidad, melodías angulares y energía  sonora matizada con el brillo de las trompetas, directamente dirigida hacia el oyente. La chelista Michaela Fukacova lo interpreta de manera magistral con mucho ímpetu y pasión. Pasajes de bravura ponen en primer plano su técnica consumada. Músculos de acero y nervios de alto voltaje se requieren para esta obra. La música alcanza momentos de inspiración  que nos hace vibrar con ondas positivas. Muy recomendable como un sano antídoto, para esta temporada decembrina, cuando nos deprimimos un poco.
La versión en CD de Raphael Wallfish en Chandos, es bastante buena.



http://youtu.be/Ly7rxdMKoCA

jueves, 14 de noviembre de 2013

Conciertos para violín del siglo XX. (1960 en adelante)



¿Cuáles concertos para violín? ¿ Hay algo nuevo desde los 60?
Francisco Rivero. Pequeña violinista 2013.
1)      Ginastera. Uno de los conciertos más complejos del siglo XX es del argentino Alberto Ginastera. Su Concierto para violín, compuesto en 1963 es una obra representativa del tercer período de este autor, llamado Período Neo- Expresionista. La obra se inicia con una cadencia de unos cuatro minutos, seguida de seis estudios sinfónicos  y una coda. Luego hay un adagio para 22 solistas que dura unos 9 minutos. La obra concluye con un Perpetum Mobile.
2)      Henze. El músico Hans Henze compuso tres conciertos para violín dentro de estilos bastante variados. El primero data de 1947. El Concierto para violín y Orquesta No. 2 (Teorema de Gödel)  compuesto en 1971, ya ha sido tratado en este blog. El Concierto para violín No. 3 Doktor Faustus, fue compuesto en 1996.
3)      Shostakovich. El Concierto para violín No. 2 de Shostakovich escrito en 1967, es  menos expresivo y espectacular que el primero.
4)      Boris Tchaikovsky. Este compositor soviético, que nada tiene que ver con el otro Tchaikovsky, fue contemporáneo de Shostakovich. Escribió un Concierto para violín en 1969. Una obra estructurada en dos movimientos de unos 30 minutos de duración.
5)      Rochberg. El norteamericano George Rochberg compuso en 1975 su Concierto para violín. La obra está dedicada al violinista Isaac Stern.
6)      Penderecki. En 1977 el compositor polaco Khristoff Penderecki compone su Concierto para violín No. 1. Es una obra tonal que marca una nueva etapa en su carrera al romper con el estilo vanguardista de su autor. No contiene clusters ni disonancias.
7)      Gubaidulina. La compositora rusa Sofía Gubaidulina compuso un Concierto Para violín Offertorium en 1980. La obra es compleja y de difícil audición pero interesante por la forma tan especial de crear espacios sonoros de gran misterio y misticismo. Está desarrollado en la técnica dodecafónica, tomando una melodía de la Ofrenda musical de Juan Sebastián Bach, de donde deriva el nombre del mismo. Fue compuesto especialmente para Gidon Kremer. ( Gidon Kremer)
8)      Rorem. El músico norteamericano Ned Rorem compuso su Concierto para violín, en 1984. Es una obra de vanguardia de gran riqueza en cuanto a nuevos sonidos y texturas que contrasta la orquesta tradicional con la percusión.( Gidon Kremer)
9)      Dutilleux. El músico francés Henri Dutilleux compuso su concierto para violín bajo el título L’abre des songes (El árbol de las lágrimas). La obra compuesta en 1985 está dedicada a Isaac Stern. La obra, de estructura lago inusual contiene cuatro movimientos separados por tres interludios. (24 m.  Renaud Capucon)
10)   Glass. El único concierto para violín minimalista lo escribió Phillip Glass en 1987. Este Concierto para violín No. 1, contiene todos los elementos de las obras anteriores de Glass y por lo tanto de gran valores para sus seguidores.   Es notable su primer movimiento en forma de danza moderna con ritmos sincopados que se agita con incansable energía. La música fluye con bastante entusiasmo de manera recia y cautivante.  ( Gidon Kremer).
11)    Elliott Carter. El compositor norteamericano Elliott Carter en 1990 compone su Violin Concerto, una obra vanguardista que explora nuevas sonoridades y relaciones armónicas dentro de la atonalidad. ( Ole Böhn)
12)   Schnittke. El ruso Alfredo Schnittke compuso en 1990 su obra Concerto Grosso No. 5 para violín. Una partitura densa y compleja, trabajada en base a sonidos extremos, que rozan  el límite permitido por el instrumento y artificios del solista de gran dificultad. Hay ritmos frenéticos, impulsos espirituales de gran vitalidad y disonancias profundas con matices de gran valor que crean espacios de una realidad insospechada. El segundo movimiento es mucho dramatismo con golpes de percusión y enfrentamientos violentos con la orquesta que llevan a un caos controlado con gran maestría.( Gidon Kremer)
13)   Ligeti. Este autor húngaro compuso un Concierto para violín en 1992. La obra está dedicada al violinista Saschko Gawriloff. (Saschko Gawriloff)
14)   Adams. En 1993 el músico John Adams compuso su Concierto para violín. ES una obra de gran atractivo por su variedad de temas, timbres exóticos de instrumentos afro caribeños  y ritmos vertiginosos. ( Chloë Hanslip)
15)   Taaffe Zwilich. La compositora norteamericana Ellen Taaffe Zwilich compuso su Concierto para violín en 1998. Una obra neo romántica, con algo de pastiche, dedicada a Pamela Franck. ( Pamela Frank)
16)   Chin. La surcoreana Unsuk Chin compone en el año 2005 su Concierto para violín. ( 21 m. Viviane Haeger ).
17)   Gubaidulina. También en el año 2006-7 La rusa Sofía Gubaidulina compuso otro concierto llamado IN tempus praesens, esta vez dedicado a la virtuosa Anne-Sophie Mutter. ( Anne Sophie Mutter)

Conciertos para violín del siglo XX. (1941- 60)



Durante la Postguerra y en los años siguientes se escribieron obras vanguardistas que hoy en día han sido olvidadas. Los conciertos para violín no son una exepción. A este mal Alzheimer de la cultura se agrega la crisis de las casas disqueras.
Francisco Rivero. 2013.Virtuoso.

1)      Wolf-Ferrari. El compositor italiano  Ermanno Wolf-Ferrari en 1943, compuso un bello concierto para violín de suaves melodías y armonías tríadicas al mejor estilo romántico. Es el Concierto para violín Op. 26, una obra poco conocida, quizás la mejor obra orquestal de este compositor.  Culmina este concierto con un brillante rondó final ( cuarto movimiento) de mucha gracia y ligereza rosiniana.( Ulf Hoelscher)
2)      Ponce. También  en 1943, el compositor mexicano Manuel Ponce, compuso su Concierto para violín, también de estilo neoclásico, el doble de largo y aderezado con melodías mexicanas. ( Henryk Szeryng)
3)       Joaquín Rodrigo. En 1943 Joaquín Rodrigo compuso su Concierto de Estío para violín y orquesta. (20 m. Agustín León Ara)
4)      Carlos Chávez. Completa la trilogía mexicana el Concierto para violín de Carlos Chávez de 1949-50, una obra algo vanguardista con una estructura inusual de ocho movimientos. ( Enrique Diemeke)
5)      Martinu. El compositor checo Bohuslav Martinu escribió su Concierto para  violín y Orquesta No. 2 en sol menor en 1943. Fue una comisión de Sergei Koussevitzy para la orquesta de Chicago. Anteriormente había escrito otro concierto dedicado al violinista Samuel Dushkin,  cuya partitura se extravió durante la guerra. Fue descubierto en 1968 y estrenado en 1973. ( Suk)
6)      Korngold. El Concierto Para violín de Erich Wolfang Korngold de 1945 es de un romanticismo almibarado de exquisito gusto vienés. Un bello concierto sin duda alguna, cuya música lustrosa  y sensual invita a soñar. Korngold, un emigrado de Austria, se hizo famoso por sus cintas sonoras  de Hollywood.  (Gil Shaham, Jascha Heifetz, Chantal Julliet, Itzhak Perlman)
7)      Shostakovich. Después de la Segunda Guerra la tradición del Concierto para violín se mantiene en la Unión Soviética al mismo nivel que las sinfonías. Dmitri Shostakovich compone dos conciertos para violín. El primero de ellos, Concierto para violín No. 1,  dedicado al virtuoso David Oistrakh, escrito en 1948 pero luego guardado por siete años y revisado en 1955. ES una partitura compleja estructurada en cuatro movimientos que requiere de gran virtuosismo. Se encuentra entre  los conciertos modernos más ejecutados. ( David Oistrakh, Vengerov, Itzhak perlman, Hilary Hahn )
8)      Kabalevsky. Ese mismo año Dmitri Kabalevsky compone su Concierto para violín en Re mayor OP. 42. ( Mihail Pletnev).
9)      Dohnanyi. El compositor Ernö von Dohnanyi, en los años 1949-50, escribe su Concierto para violín No. 2 en Do menor OP. 43. Como dato curioso es el único concierto que no utiliza violines en la orquesta. En esa época vivía en los Estados Unidos, ocupando el cargo de profesor de música en la Universidad  de Tallahase, Florida.
10)   Bacewicz. En 1948 Gracyna Bacewicz estrena su Concierto para violín No. 3.
11)   Schuman. El norteamericano William Schuman compuso su Concierto para violín en 1950.
12)   Bernstein. El director y compositor Leonard Bernstein compuso un concierto para violín en 1954. Es una especie de suite concertante que lleva el nombre de “Serenade.  After Plato”, y se estructura en cinco partes.

Conciertos para violín del siglo XX. (1921- 40)




 ¿Existen conciertos para violín en el siglo XX? Se puede preguntar cualquiera después de conocer los grandes clásicos del siglo XIX.

Francisco Rivero. la niña y su vilín. 2013.

Es el período de entreguerras  1918-1938, cuando se producen más obras de este tipo. En esa época nefasta y turbulenta para la humanidad, paradójicamente, aparecieron una pléyade de obras magistrales en el firmamento de la música clásica, para elevar el espíritu de los hombres del planeta. Una razón pudiese ser que debido a la situación inestable en toda Europa, muchos músicos se ven en la necesidad de emigrar temporalmente a otros países y deben llevar consigo obras de gran valía, dejando de lado especulaciones vanguardistas,  y  de fácil aceptación por el público, que sirvan de carta de presentación. Tal es el caso de HIndemith, Schoenberg, Stravinskyy y  Bartok, por nombrar solo los cuatro músicos más importantes del siglo XX.
1)      Respighi. El italiano Ottorino Respighi compuso tres conciertos para violín, siendo los dos últimos los más conocidos: El Concerto all’antica de 1921. Está inspirado en danzas antiguas.( Andrea Cappelletti)
2)      Pfitzner. En 1923 el músico Hans Pfitzner  compuso su Concierto para violín en Si menor OP. 34, una obra  de corte romántico. ( Saschlo Gawirloff)
3)      Weill. En la Alemania de la República Weimar, Kurt Weill compone su Concierto para violín y orquesta de vientos, OP. 12 en 1925. Es el único con este tipo de acompañamiento(Elisabeth Glab, Chantal Juillet)
4)      Krenek.  En el mismo año Ernest  Krenek compuso el Concierto para violín No. 1, Op. 29. Ambos son pocos conocidos, pero vale la pena escucharlos. ( Chantal Juillet)
5)      Respighi. El Concerto Gregoriano de 1925 es una obra  de gran brillo y atractivo que transmite una sensación de paz por la dulzura de sus melodías.  ES una lástima que obras tan hermosas sean poco conocidas. ( Andrea Cappelletti)
6)      Castelnuovo-Tedesco. El compositor italiano Mario Castelnuovo- Tedesco en 1931 compuso su el Concierto para violín No. 2, Op. 66 “I Profeti “(Los Profetas) y lo dedica la violinista Hascha Heifetz quien vivía en los Estados Unidos. Gracias a este músico  se traslada a Hollywood en donde se establece como compositor de música de films, llagando a producir más de 200.( Hascha Heifetz, Itzhak perlman)
7)      Stravinsky. Entre los mejores conciertos del siglo XX, están sin duda alguna, el de Igor Stravinsky, su famoso Concierto en re de 1931, escrito para el violinista Samuel Dushkin.  El concierto  de corte neoclásico posee todas las características de este estilo: distante, de una sequedad arcaica  y algo inexpresivo. ( Viktoria Mullova, Anne Sophie Mutter, David Oistrakh)
8)      Szymanowski. En 1933 Karol Szymanowski estrena su Concierto para violín No. 2.  Es una obra de un solo movimiento de tipo rapsódico.( Lydia Mordkovitch)
9)      Prokofiev. Durante la guerra civil española, antes de que llegara Franco al Poder y el fascismo se apoderara de España, Sergei Prokofiev pudo estrenar en Madrid en diciembre de 1935 su Concierto para violín No. 2, OP. 64 en sol menor, una obra que rinde homenaje al folklor local con sus simpáticos toques de castañuela en el último movimiento.( Nathan Milstein, Nenryk Szeryng, Itzhak PerlmaN, Viktoria Mullova, Hascha Heifetz)
10)   Berg. Dentro de la corriente del atonalismo se destacan algunos conciertos. Uno de ellos es el  Concierto para violín de Alban Berg. Ha sido  dedicado a Alma Mahler como un sentido homenaje, tras la muerte de su pequeña hija,  en 1935, una obra atonal de gran belleza y lirismo apasionado.  (Rieko Watanabe, Yehudi Menuhin)
11)   Schoenberg. Su maestro Arnold Schoenberg, compuso también su único Concierto para violín OP. 36 en 1936.  Es una obra  que representa un viraje del compositor hacia las raíces profundas de Brahms en cuanto a la tonalidad, la inclusión de melodías  y el respeto a las formas clásicas( 30m., Louis Krasner, Hilary Hahn)
12)   Bartok. El Concierto para violín No. 2 de Bela Bartok, de 1938. Es una las  piezas fundamentales de toda la música moderna como un modelo  de estilo expresionista: audaz, cautivante y misterioso. Por cierto que  Bartok escribe el movimiento final en tiempo allegro con una serie de danzas folklóricas, que recuerdan al concierto de Tchaikovsky y que servirá de modelo para otros compositores. ( 40 m. Gil Shaham,  Viktoria Mullova, Anne Sophie Mutter, Itzhak Perlman, Dénes Kováks, Midori)
13)   Bacewicz. Es grato reseñar un concierto para violín de una mujer. La compositora polaca Gracyna Bacewicz estrena en 1938 su Concierto para violín No. 1. Esta dama compuso en total siete conciertos a lo largo de su carrera.(Johana Kurkowicz).
14)   Myaskovsky. En 1938 Myaskovsky compone su Concierto para violín y Orquesta en re menor Op. 44.  Fue interpretado por vez primera en 1939 y grabado por David Oistrakh. Si el heredero del concierto de Brahms en el siglo XX es el de Reger, el de Tchaikovsky tiene su seguidor en este de Myaskovsky. Faltan palabras para describir su belleza.  ( 37 m. Vadim Repin, David Oistrakh)

15)   Walton. El músico inglés William Walton alejándose de las corrientes vanguardistas compuso su Concierto para violín entre 1938-39. La obra fue dedicada al violinista Hascha Heifetz. Fue re orquestada en 1943 (Nigel Kennedy).
16)   Bloch. El compositor norteamericano de origen suizo Ernest Bloch compuso su Concierto para violín en 1938. ( Yehudi Menuhin)
17)   Paul Hidemith. Cuando vivía en Suiza y antes de emigrar a los Estados Unidos, tuvo listo en su maleta de viaje el Concierto para Violín en 1939. Lo estrenó en Holanda. No se pudo estrenar en Alemania por ser una obra de arte degenerado, de acuerdo al criterio de los Nazis.( Dene Olding, David Oistrakh)
18)   Barber. En este lado del Atlántico, el músico norteamericano Samuel Barber, compuso un bello Concierto para violín en 1939, solo superado en cuanto a la dulzura de sus melodías, su textura aterciopelada y su gracioso encanto, por los de Respighi. (23 m. Gil Shaham, Isaac Stern,  Itzhak Perlman)
19)   Piston. En ese mismo año de 1939, el norteamericano Walter Piston escribe su concierto para violín No. 1. Más adelante escribió un segundo concierto que no ha recibido buena acogida en el repertorio. ( James Bushwell)
20)   Halfter. Un músico notable de la República Española y nacionalizado mexicano Rodolfo Halfter atravesó el Atlántico y se exilió en México. En el viaje recibió un cablegrama de Dushkin, el violinista de Stravinsky, para componer un concierto. Esto le hizo olvidar un poco las amarguras y tristezas por haber perdido su patria. Al llegar a México en 1940, estrena su Concierto para violín y Orquesta. Una obra del neoclásico, de unos 16 minutos de duración, que recuerda a Stravinsky. ( Jesús García)
21)   Jachaturian. En 1940 Aram Jachaturian compone su Concierto para violín, dedicado a David Oistrakh. Es una obra de fácil audición, melódico y que nos sorprende a todos con sus  ritmos avasallantes de gran dificultad para el solista. Contiene además temas del folklore armenio, que lo hacen especial dentro del repertorio.  ( Julia Fischer, David Oistrakh)
22)   Britten. El Compositor inglés Benjamín Britten compone en 1940 su Concierto para violín. Una obra de gran formato que destaca entre los mejores del siglo XX. ( Mc Aslan, Mark Lubotsky)